Un barrio autosustentable con ADN bien mendocino

La Crucecita es una propuesta para los amantes de la naturaleza. Propone vivir rodeados de la naturaleza autóctona del lugar, respirando la tranquilidad que allí se disfruta.

Por Matías Carretero

La Crucecita es un barrio ecológico, autosustentable, ubicado en el corazón del piedemonte mendocino. El proyecto fue creado a fines de los años ‘90 por el médico veterinario Sergio de la Torre Pérez Guilhou y por Martha López Revol, con la finalidad de desarrollar allí un barrio que permita a los amantes de la naturaleza vivir y disfrutar la montaña a tan sólo 30 minutos de la ciudad de Mendoza, respetando la flora y fauna autóctona, con casas construidas sólo con piedras de la zona para mantener la estética paisajística y natural del lugar.

"Seguimos trabajando con el mismo proyecto. Año a año hay más propietarios y se van construyendo más casas. La gente cada vez ve que La Crucecita es ideal para vivir, ya tenemos un servicio de Internet muy bueno, cosa que les permite a los propietarios/as poder hacer home office y viven en el medio de la montaña. En un lugar natural, sin cables aéreos de luz que distorsionan la belleza de los paisajes de este bello paraje", precisó Emilio Farro, administrador del complejo.

La propuesta se encuentra a 30 minutos de la Ciudad y a 15' de Luján de Cuyo. "La iniciativa es para todos los amantes de la naturaleza que deseen vivir rodeados de la fauna y flora autóctona del lugar, respirando la tranquilidad que allí se disfruta", indicó.

La Crucecita es un barrio ecológico con terrenos de 2.000 metros cuadrados (como mínimo) con escrituración inmediata. Allí las casas en su totalidad son construidas con piedras de la zona en cuestión y los habitantes del lugar pueden tener acceso a agua mineral proveniente de vertientes, utilizando únicamente energías renovables como paneles y calefones solares, eólica, entre otros.

Elementos clave

Además, el barrio en el piedemonte cuenta con servicio de seguridad de rondines nocturnos los días de la semana. Es importante destacar que es un barrio semiprivado, cercado con cierre de tela en sus perímetros.

"Posee cuatro ingresos al barrio por tranqueras ubicadas a lo largo de los dos kilómetros colindantes con el camino principal. Dispone de una tranquera automática, cámaras de seguridad en el interior del barrio y a la entrada del camino principal que va desde la Ruta Provincial 82 hacia La Crucecita. Y un servicio diferencial: el encargado de mantenimientos varios vive en el barrio", remarcaron.

En el barrio no se permitirá la habilitación de viviendas precarias, quedando prohibida la construcción de sistemas prefabricados, de ningún tipo, lo mismo que la instalación de casillas rodantes. Está permitido sólo techos de cinc pintado o de teja. Las chimeneas deberán estar revestidas de piedra.

Se deberán respetar la flora y fauna autóctona. Los árboles y plantas que se coloquen deberán ser aptos para clima árido y no podrán exceder los 3 metros de altura, para mantener las vistas del lugar. El riego deberá ser del tipo por goteo.

Asimismo, hay que tener en cuenta el valor histórico del lugar. "Por esta razón se deberá respetar el nivel natural del suelo para la construcción de las viviendas. Por tal motivo se prohíbe pasar topadora. La limpieza de residuos del camino de acceso está a cargo de cada uno de los propietarios. Y las fracciones de los terrenos no podrán ser inferiores a dos mil metros cuadrados", informaron.

¿Cómo ven el mercado en la actualidad?

"La venta de terrenos, a pesar de la pandemia, ha estado con movimiento. Esto se debe, en principio, a que todo lo valuado en dólares tuvo una desvalorización de entre un 20 y 25%, por lo que los valores históricos de los terrenos bajaron y eso fue aprovechado por personas que tenían ganas de formar parte de nuestro barrio. Además, cada día el barrio va creciendo y cada vez hay más casas, tanto de personas que construyen para disfrutar el lugar los fines de semana, como para irse a vivir allí", explicaron desde La Crucecita.

El proyecto en claves

-Normas del barrio. El objetivo principal es dar al fraccionamiento características estrictamente residenciales dentro del entorno natural en que se encuentra enclavado, de modo tal de asegurar la calidad de vida de sus habitantes y el cuidado del medio ambiente.

-Usos permitidos: se permitirá exclusivamente construcciones de viviendas unifamiliares, no pudiendo destinarse para ningún otro uso.

-Normas de construcción: en todos los casos las construcciones deberán ubicarse con un retiro frontal de cinco metros y un retiro lateral de diez metros. En todos los casos, la superficie de retiro obligatorio deberá ser destinada al jardín, cuyo mantenimiento y conservación estará a cargo exclusivo del propietario de la fracción de terreno.

-Materiales: es obligatoria la construcción de viviendas sólo con piedra de la zona. Deberán estar ocultos tendederos y tanques de gas. Con los tanques de reserva de agua, se permitirá su instalación siempre que queden ocultos dentro de la volumetría de la construcción. También se admitirán piletas doble propósito, que se instalarán en la parte más alta del terreno. Es obligación del comprador hacer un uso racional del agua. En cuanto al cierre perimetral del terreno, la construcción deberá ser del tipo alambrado de tela con palos rollizos. Los portones de ingreso deberán ser del tipo tranqueras, siguiendo con la armonía del lugar.


Datos de contacto

Teléfonos útiles

+54 9 2616 16-0911

+54 9 2616 50-7563

Email: lacrucesita01@gmail.com

Más de Contenidos para exportar
Casa Golf: mirador habitable
Contenidos para exportar

Casa Golf: mirador habitable

Predio de alta competencia en Maipú
Contenidos para exportar

Predio de alta competencia en Maipú