Sin precios por el dólar, la construcción también se frena

La incertidumbre generada tras las PASO y la devaluación, afectan a la construcción.


La crisis generada tras las elecciones PASO y la subida del dólar pusieron un freno de mano aún más duro a la economía. Y la industria de la construcción también lo siente.





Aunque aún es muy reciente el shock, hay consecuencias inmediatas. Pero todos esperan que se "calme" la situación para analizar en frío el camino a seguir.





El primer problema es la falta de precios de referencia, pues el dólar subió repantinamente y tuvo "espasmo" que generan más dudas. En ese contexto, las mercaderías no tienen referencias: las compras ejecutadas se entregan, pero las que estaban el proceso están frenadas. El impacto de la devaluación se irá a precios y afectará al índice de precios del consumidor y también al índice de precios de la construcción. Esta semana se conocerá el dato de julio, que iba a ser "menos negativo". Sin embargo en agosto habrá otro salto.





Contexto negativo



Las ventas de insumos para la construcción cayeron 7,5% en julio de este año en relación con igual mes del 2018, de acuerdo con el Índice Construya.





En cambio, al comparar con junio, los volúmenes despachados en julio registraron un aumento de 10,3% desestacionalizado.





En los primeros siete meses del año el Índice Construya acumuló un descenso de 14,5%, en comparación con el mismo período del año anterior.





Este índice mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos que fabrican las empresas que conforman el Grupo Construya.





Lo integran ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio; pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas; pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua.