$50 millones para el Río Atuel

Las obras son para unificar el cauce a lo largo de 70 kilómetros, donde el afluente se desmembra en numerosos brazos y se escurre un 25% de su caudal.

Por Matías Carretero

Durante la previa de la Fiesta de la Ganadería en General Alvear, el gobernador de la provincia Francisco Pérez hizo importantes anuncios. En la disputa con La Pampa, habló de obras en el Río Atuel en pos de evitar el 25% del cause que hoy se pierde por filtraciones.

Los afluentes locales llevan cinco años en emergencia hídrica. Sin embargo, el Atuel se mantiene desde hace seis años por debajo de su media histórica. En el marco de este juicio, donde la vecina provincia de La Pampa acusa a Mendoza de sobreexplotarlo y secarlo antes que llegue a su territorio, el Ejecutivo  busca incrementar la cantidad de agua que llega a los productores sureños. Con este objetivo se propone invertir unos $50 millones en obras.

“Es algo que siempre se imaginó y pensó después de la obra de El Portezuelo. Pero si seguimos esperando y discutiendo como venimos haciéndolo desde hace 30 años, nos quedaremos sin producción en el Sur, cuando podemos duplicar el caudal del Marginal del Atuel que son 30 metros cúbicos”, detalló Pérez.

El Gobierno de Mendoza a través del Departamento General de Irrigación, las Direcciones de Hidráulica y Vialidad, junto a los Municipios de San Rafael y General Alvear, son los que llevan adelante las obras comprendidas en el Plan para la Recuperación de Caudales en el tramo superior del río Atuel, un proyecto que ya se puso en marcha.
Los trabajos en cuestión consisten en unificar el cauce a lo largo de 70 kilómetros, donde el mismo se desmembra en numerosos brazos y donde se escurre un 25% del caudal total que trae este río.

“Esta obra permitirá recuperar 5 metros cúbicos por segundo de promedio en el año, que equivalen ni más ni menos a lo que nos permite acumular el embalse de Valle Grande”, sostiene José Luis Álvarez, superintendente General de Irrigación de la provincia.

En la zona de El Sosneado, a la altura de la ruta 40,  el Río Atuel irrumpe formando un extenso abanico aluvional y continúa con dirección hacia el sudeste (hasta llegar al embalse el Nihuil), formando varios brazos, antes de recibir las aguas de su principal afluente: el Río Salado.

Los múltiples brazos y curvas de los cauces, son el principal motivo de la pérdida de agua en la zona por infiltración o evaporación. Lo que significa menor capacidad de riego para la producción.

Estas obras se presentan como una oportunidad para sostener la producción agrícola y la garantía de riego a productores de la cuenca del río Atuel.

Movimiento de suelo

Con un costo de $50 millones, las máquinas de Vialidad Provincial moverán suelo del cauce hasta lograr el objetivo, algo que comenzó en estos días. “Estamos dando inicio a las obras con las máquinas de Vialidad e Hidráulica, sobre lo que hemos venido relevando y trabajando, que es donde el río tiene mayores pérdidas. Vamos a corregir esto y haremos una canalización completa desde el paraje Las Junta, hasta el comienzo del estuario de El Nihuil”, comenta José Luis Álvarez.

A Mendoza le está permitido usar del Atuel, el agua necesaria para 75.000 hectáreas y el resto, ser entregado a La Pampa. Sin embargo, hoy alcanzaría siquiera para regar las 40.000 hectáreas productivas existentes.

“Lo que nosotros queremos es poder juntar lo mínimo que se pueda del río, cuando uno recorre la zona y ve que hay un brazo del mismo que se abre y se pierde, son cosas que se pueden solucionar. Son situaciones que se plantean en un sexto año de crisis hídrica para el Atuel”, asevera a la Área Tres, Juan Andrés Pina, director de Gestión Hídrica del Departamento General de Irrigación.

Plazos de obra

Con relación al tiempo estimativo de la obra, el funcionario dijo que dependiendo de las condiciones meteorológicas en el lugar, prevén que sea de aproximadamente un mes y medio. “Es la época donde lo podemos hacer, ya que los caudales de los ríos están bajos, en verano es mucho más limitado y complicado de poder llevarlo a cabo”, dice la fuente consultada para llevar a cabo este informe.

Desde Irrigación subrayaron que las inspecciones de Cauce involucrada en los trabajos son las siguientes: Regueira, Real del Padre rama 5, Malvinas, San Pedro, Atuel Sud y Jauregui. Además se anunció que se invertirán $ 4.690.000 en la reparación y mantenimiento de las obras civiles y mecánicas del Canal Marginal del Atuel.

Por otro lado, para inspecciones de cauce de la cuenca del río Atuel, se dispondrán más de $ 6.600.000 en la realización de trabajos bajo la forma de obras por administración. Con esta modalidad son las propias inspecciones de cauce las que llevan adelante la ejecución de los trabajos con la coordinación y el apoyo técnico del Departamento General de Irrigación.

De esta manera, se genera un círculo virtuoso que implica mayor sinergia entre Irrigación y los usuarios, disminución de costos y movimiento económico en la zona, a través de la compra de materiales y la contratación de mano de obra local.

Esta inversión se utilizará en el mejoramiento de los cauces existentes a través de revestimientos y modernización de sistema electromecánicos.

En cuanto al trasvase del río Grande al Atuel, informaron desde Irrigación que se trata de una “canalización pequeña” que conecte el río Grande con el Salado, uno de los afluentes del Atuel, y que no esté atada a la represa de Portezuelo del Viento. Cabe mencionar que esto aportaría 5 metros cúbicos por segundo más al caudal del Atuel, que se sumarían a los cinco que se recuperarían con la rectificación del cauce. En total, 10 metros cúbicos que Mendoza utilizará, según anticiparon, para mitigar la crisis hídrica que viene sufriendo desde hace años y, si alcanza, expandir la zona productiva a partir de que dispondrá de un mayor caudal para repartir entre los regantes de las distintas zonas productivas del sur de la provincia.