El plan para reavivar la obra en viviendas

Desde el IPC explican cómo se implementará el programa nacional Casa Propia y sobre el programa Mendoza Construye. La meta es sumar unas 1.500 viviendas más antes de fin de año con recursos provinciales.

Por Adrian Lira

El plan nacional Casa Propia propone generar 264.000 soluciones habitacionales para todo el país y, de ese total, ya se confirmó que Mendoza recibirá financiamiento para construir mil casas en los próximos tres años. Esto fue luego de la firma de un convenio rubricado por el gobernador Rodolfo Suarez y el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi.

En líneas generales, se trata de mil viviendas de 64 m2 cuyo tope de financiación es de hasta 4.449.000 pesos. Desde el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) explicaron que el programa financia con recursos nacionales la construcción de las casas y algunas obras de urbanización que incluyen veredas, alumbrado y arbolado público. El resto de la urbanización, como la red de agua potable y cloacas, no están incluidas en el programa y correrán por cuenta del municipio responsable del desarrollo urbanístico o de la provincia.

En cuanto a cómo se distribuirán estas mil casas, la Nación no ha establecido un mecanismo específico. Es por eso que el IPV decidió convocar a ocho municipios que ya han presentado sus propuestas de desarrollos y que cumplen con requisitos como la selección de terrenos y priorizar al menos dos barrios por comuna.

"Ya hemos ido recibiendo información de los municipios y hemos empezado a mandar esos proyectos a Nación para que nos den la aprobación técnica. Esto es porque las viviendas deben cumplir con algunos requerimientos técnicos incluidos en el programa", destacó María Marta Ontanilla, presidenta del IPV.

Respecto a los modelos que podrán utilizarse en la construcción de las viviendas, se podrá optar por dos modelos aprobados. Uno es el prototipo desarrollado por el programa nacional y el otro es una propuesta diseñada por el equipo técnico del IPV. Ambos modelos cumplen con los estándares mínimos que exige el programa Casa Propia en cuanto a medidas mínimas y otros requerimientos técnicos.

Otro punto importante es que ambos modelos cumplen con un requerimiento esencial que es el "Coeficiente K". Este coeficiente se utiliza para calcular la cantidad de calor que transmite un cerramiento, por metro cuadrado de superficie, por hora y por gradiente unitario de temperatura entre los ambientes interior y exterior.

Sobre el tipo de materiales y características constructivas, la titular del IPV señaló que se podrá utilizar el método tradicional, con hormigón y ladrillos, u optar por uno industrializado siempre y cuando cumpla con el coeficiente K requerido en las bases.

Plazos y ejecución

Según confirmó la responsable del IPV, los plazos de ejecución de obra tienen como máximo una duración de doce meses, aunque aclaró que esto puede variar dependiendo la cantidad de viviendas que incluya el barrio. Se trata del tiempo promedio de espera necesario para poder cumplir con dos procesos: uno administrativo, donde se realiza la aprobación de la documentación técnica, el llamado a licitación y la no objeción financiera; y otro más ejecutivo que ya incluye el tiempo de ejecución de la obra.

"Ya tenemos priorizadas 800 viviendas y hemos enviado tres proyectos de barrios a la Nación que van a ser la prueba piloto. Una vez que queden aceitados los mecanismos de ida y vuelta, se podrá ir mucho más rápido", destacó Ontanilla.

Financiación y recupero

Las casas se entregan terminadas y participan personas que ya se habían inscripto en el programa Casa Propia. Una vez finalizada la vivienda se entrega el crédito para que las familias empiecen a devolver su valor.

En cuanto al manejo de los fondos, desde el IPV indicaron que no pasan por la caja de la provincia sino que el dinero va a la empresa que ganó la licitación. El rol del IPV es el de bajar la licitación a las empresas, controlar la ejecución de obra, hacer las certificaciones y enviarlas a la Nación para que pague.

Estos recursos son administrados por un fideicomiso y se destinan a un fondo solidario nacional de recupero que se utilizará para construir y licitar nuevas viviendas.

Más casas

La titular de IPV destacó que a las mil viviendas del programa Casa Propia se sumarán otras más del Plan Provincial Mendoza Construye. Este programa tiene algunas similitudes con el nacional en cuanto requisitos técnicos y hasta el momento ya se ha llamado a licitación un total de 24 barrios. Se espera que antes de fin de año puedan quedar en ejecución unas 1.530 viviendas que se construirán en todo el territorio provincial.