El plan para que la bodega Arizu sea un polo multifacético

El municipio de Godoy Cruz trabaja para reconvertir un predio de cinco hectáreas hoy en desuso en un distrito cultura de referencia para Mendoza. Las claves.


Por Cecilia Zabala





Las más de cinco hectáreas que constituyen el mayor vacío urbano del departamento de Godoy Cruz, casi al límite con Ciudad, podrían transformarse en una de las mayores apuestas de desarrollo del municipio. Al menos ese es el objetivo del intendente Tadeo García Zalazar y el plan en el que están trabajando junto con empresarios.





Es que en los planes a corto, mediano y largo plazo se encuentra este proyecto: el de transformar la antigua y abandonada Bodega Arizu en un espacio donde confluyan distintos sectores, que potencien la zona y conviertan al departamento en referente provincial. El proyecto implicará una gran inversión pública, que incluirá apertura de calles, renovación del sistema cloacal, edificaciones, entre otros; y de privados, que participarán a través de contratos de Participación Público Privada (PPP).





El proceso que podría coronarse en un plazo de cuatro años comenzó a tomar forma en marzo de 2018, cuando la Legislatura de Mendoza declaró de utilidad pública la bodega. A partir de esto, la justicia determinó la posesión del inmueble y comenzaron los trabajos de limpieza principalmente. Además, se le encargó a la Universidad Tecnológica Nacional Regional Mendoza que hiciera un estudio para determinar las condiciones estructurales de la edificación abandonada.





Así, y a partir del informe preliminar entregado al Municipio hace pocas semanas, se permite diferenciar el estado de las estructuras y sismo resistencia de las distintas zonas.





“La parte Norte, que es la más nueva, está bastante bien. La parte central de la bodega, donde se proyecta la plaza seca y catedral del vino, y las cavas subterráneas, está muy bien en cuento a la estructura”, explicó el intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar.





Sin embargo “la parte de arriba está más deteriorada porque pasaron 20 años sin mantenimiento”. “En este caso hay que demoler y darle un tratamiento distinto”, explicó el Jefe comunal.









Una vez que se tenga el informe definitivo, se conformará el equipo de expertos que diseñen el plan de intervención edilicia.





Una de las ideas de quienes pensaron este anteproyecto es destinar un espacio a la construcción de viviendas. Esto es apenas un borrador y estará sujeto a la factibilidad técnica.





Desde el propio municipio señalan que sobre esta propuesta de viviendas agrupadas no se avanzó, ya que no hay certezas de la posibilidad de concretarse y que, de ser posible, naturalmente tendrá adaptaciones a partir del informe técnico.





Rumbo al máster plan



A partir de la ley de expropiación (9057/18), se fijaron los usos que deberá tener el viejo edificio. “La Ley da un marco, es un paraguas de uso, no se puede hacer cualquier cosa”, señaló García Zalazar.





Así, se proyecta convertir el predio de cinco hectáreas en un polo de industrias audiovisuales, cultural, educativo, histórico. También se prevé un museo del vino, salas de cine, oficinas comerciales, locales gastronómicos y hasta un hotel.





El proyecto es ambicioso. Mientras están definidos los lineamientos del Master Plan y el informe de la UTN en proceso, desde la Municipalidad preparan todo lo necesario para pedir financiamiento al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para conformar el equipo de técnicos que definan cómo hacer lo que debe hacerse para respetar el valor patrimonial de la bodega Arizu y rescatar todo aquello que sea posible.









Así, se espera avanzar próximamente en el armado del equipo de profesionales, bajo la coordinación del área de Patrimonio que funciona en la órbita de Planificación Urbana de la Municipalidad. “La idea es que se sumen especialistas. Vamos a tener presencia permanente en la zona”, señaló García Zalazar.





“Todo lo que se pueda mantener de pie, lo vamos a mantener, sobre todo las cavas subterráneas. Es impresionante, es lo más rico de la historia de la bodega Arizu. Ahí uno dimensiona los millones y millones de litros que se producían. La idea es preservar esa parte histórica lo más intacta posible”, sostuvo el Intendente; y agregó que el proyecto deberá tener el aval de la Comisión Nacional de Museos.





“Cuando se sancionó la ley conseguimos el aval de la Comisión Nacional de Museos. El inmueble se estaba cayendo y se iba a perder todo. Ellos comprendieron la necesidad de hacer algo para rescatarlo y ahora hay que consensuar con ellos el master plan”, sostuvo.





Etapas e inversiones



Para Godoy Cruz es uno de los “proyectos más ambiciosos” y esperan que vea la luz en un plazo de unos cuatro años.





“En principio, la apertura de calles sería en la primera etapa”, detalló García Zalazar. Es que todo lo que está en carpeta implicará un gran aporte municipal, aunque también privado.





“Lo que sea inversión pública va a ser todo municipal, pero se espera que haya intervención del sector privado con un modelo a definir. Estudiaremos cuál será el esquema que más convenga, pero la idea es que haya un mix de intervenciones del sector público y privado”, sostuvo el Intendente.





“La idea es que se pueda desarrollar por etapas. La primera es el equipamiento e infraestructura, dotar de servicios públicos, la apertura de calles, después vendríamos con la etapa de obras de mejoras”, agregó.





Es que todo lo que se proyecta abarca a diversos sectores. Sin embargo, tienen en claro que las primeras intervenciones deberán correr por cuenta del municipio.





“Como Estado Municipal vamos a financiar el sector cultural, educativo y el museo del vino para que sea algo distinto, más interactivo, más moderno, con mucha presencia del sector productivo”, explicó.





El proyecto se divide en dos áreas, según la zonificación de la Bodega. En el inmueble A, ubicado en la calle San Martín al 1515, abarca una superficie según mensura de 22.745,53 metros cuadrados (m2), y está enmarcado entre las calles San Martin, Lisandro de la torre, Belgrano y Minuzzi. Allí se proyecta un museo del vino, incluyendo todas las actividades culturales, educativas, artísticas, turísticas, históricas, relacionadas con la industria del vino en distintos niveles.





Todo esto incluiría la construcción de la catedral del vino, una plaza seca, un sector gastronómico y comercial, oficinas administrativas, oficinas comerciales, un área para las industrias culturales, aulas, salas para talleres, un auditorio, exposición y depósito de bodegas.





Mientras que, en el otro sector, de poco más de 20.000 m2, se proyecta la construcción de un hotel, locales gastronómicos, espacio para industrias del sector audiovisual, estacionamiento, entre otros.





Además de la playa de estacionamiento exclusiva para los empleados y otra (incluido un espacio subterráneo) para clientes. En ese sentido, ya se establecieron dársenas sobre la calle San Martin para estacionar a 45 grados.





El intendente aspira a que Godoy Cruz sea el departamento en el que se instalen todas las industrias creativas. “Queremos que sea un polo de atracción para este tipo de emprendimientos, que tienen que ver con lo relacionado al arte, al diseño, a la arquitectura, a lo audiovisual”, explicó.





“Las industrias creativas tienen mucho futuro. Y el objetivo es que el departamento sea el referente en esto”, agregó.





Por eso, la propuesta es convertirlo en el distrito creativo, no solo acotado al proyecto de refuncionalización de la ex Bodega Arizu. “Vamos a hacer que toda la zona tenga una característica de atracción de industrias creativas. Es un plan a largo plazo para promocionar que esas industrias se instalen en Godoy Cruz”, sostuvo.





Por eso, el municipio ya está trabajando con Film Andes (el clúster de industrias audiovisuales de Mendoza) y “tenemos un preacuerdo, para que tengan un espacio, coworking, estudios de grabación, etc.”, en el distrito cultural enmarcado en el proyecto de Arizu.





Generación de empleo



Entre los objetivos de este proyecto de refuncionalización de la Bodega Arizu en Godoy Cruz aparece la generación de empleo. Y el dato no es menor ya que se estima la creación de unos mil puestos de trabajo permanente, para cuando esto esté funcionando a pleno. Además de los puestos que generará durante la etapa de ejecución y construcción.









“Queremos que sea un pulmón para el sector comercial de la zona. Es uno de los proyectos más grande. Lo empezamos desde el día uno de la gestión y trasciende un periodo.  Va a ser un polo de desarrollo económico. Es una apuesta muy grande al desarrollo local, sin duda uno de los proyectos más emblemáticos que vamos a tener. Va a generar impacto a nivel económico, cultural, turístico, va a generar mucho empleo”, señaló Tadeo García Zalazar, intendente de Godoy Cruz.