Bono Fiscal II, un empuje para la construcción

El beneficio impositivo es celebrado por empresarios y constructores, aunque claramente faltan más herramientas para potenciar inversiones.


Por Ezequiel Derhum


En un año en el que los índices económicos parecen no sonreírle a nadie, el denominado programa de Fomento a la Inversión Productiva, más conocido como Bono Fiscal, trajo algunas buenas noticias para los privados que buscan invertir en Mendoza. La segunda edición del Bono, que tiene un beneficio impositivo para descontar del pago de Ingresos Brutos (IIGG), promete una inversión en Mendoza que ronda los 2.200 millones de pesos.


En concreto para el sector de la construcción, el Bono Fiscal II generará algo de movimiento en un año difícil, dado que gran parte de las inversiones serán en infraestructura, más allá de que para esta segunda versión del beneficio se buscó potenciar el recambio a energías limpias y desarrollar los emprendimientos vinculados a las tecnologías y la comunicación (TIC).


En total, fueron 58 los proyectos aprobados (se habían presentado 79) que contarán con un descuento en el pago de Ingresos Brutos (IIGG) por hasta la mitad del monto total invertido. Este bono impositivo se activa una vez concluida la inversión y se podrá utilizar para pagar hasta el 10% de la cuota mensual de IIGG por hasta 5 años, con la posibilidad de transferir el beneficio a otras unidades de las empresas seleccionadas. Para el Ejecutivo local, en base a la experiencia del Bono Fiscal I, es una herramienta positiva que ha garantizado la finalización de los proyectos.


Segunda etapa diversificada

Del Bono I quedan buenas instantáneas a la vista de lo que genera, como puede ser el centro logístico de Oscar David, la fábrica de papas congeladas de Simplot y la nueva planta de Friolatina (ver Nota de Tapa en esta edición).


Para esta segunda y esperada versión, hay proyectos que apuntan alto y que, tal como era uno de los requerimientos, buscó salir y potenciar inversiones no solo en el Gran Mendoza, ya que 13 de los 18 departamentos tendrán inversiones que terminan generando, en mayor o en menor medida, trabajo genuino.


Dentro de las categorías de este Bono II, para “Infraestructura Inmobiliaria”, sólo se adjudicó un proyecto por algo más de 35 millones de pesos que representará un beneficio de 17 millones de pesos y que es para el fideicomiso Prima Terra en San Rafael.


Sin embargo, las inversiones más fuertes se esperan en el rubro Comercio, Servicios y Turismo, como Falabella, con el desembarco de su “primo” Sodimac al predio del shopping en Guaymallén, con una inversión de 380 millones de pesos.


En tanto, en “Agroindustria” hay proyectos de distintas empresas de peso para generar nueva infraestructura, como Neubell, Monteviejo y Trivento.


Para el rubro “Servicios Basados en el Conocimiento”, una novedad es el desembarco de Mercado Libre a Mendoza, que planea una inversión de 20 millones de pesos para construir sus oficinas, sin embargo en el rubro TIC, quien más piensa desembolsar es Belatrix, la empresa mendocina que se proyecta como un futuro “unicornio” (empresas argentinas que tienen una valorización de mercado de más de U$S1.000 millones).


En resumen, de los 58 proyectos seleccionados, unos 20 destinarán gran parte de los fondos a infraestructura, movilizando el sector de la construcción local. En principio, según publicó diario Los Andes, se habla de la construcción de 40.000 m2.


Evaluación positiva

Gerardo Fernández, quien preside la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim) desde fines de 2018, no duda en evaluar el Bono Fiscal, tanto en su primera versión como en este segunda etapa, como una buena medida adoptada desde el Gobierno provincial.


“Nosotros vemos que es una buena herramienta. ¿Alcanza? La verdad que no, pero dentro de los instrumentos que el Estado (provincial) ha tendido, hay que celebrar la existencia del bono”, comentó Fernández a Área Tres.


Para al titular de la Cecim, es “muy difícil ser ecuánime y equilibrado” si se pusiera a hacer un decálogo de lo que falta, pero ponderó que el bono fue posible tras el ordenamientos de la cuentas en la provincia.


“Quienes estamos en roce con ‘lo nacional’ y observamos qué pasa con otras provincias, valoramos tener un provincia más ordenada, más institucional, que también genera que seamos mucho más exigentes”, finalizó Fernández.


En cifras


-58 proyectos seleccionados.


-$2.278 millones de inversión.


-900 nuevos puestos de trabajo proyectados.


-13 departamentos recibirán inversiones.


-11 proyectos en Luján de Cuyo, la comuna con más emprendimientos.


-$547 millones en Guaymallén, la comuna con mayor inversión.


-20 proyectos para eficiencia energética y de riego, el rubro que más beneficios otorgó.