Arrancan dos obras viales claves para Mendoza

La más importante es la Variante Palmira, que cambiará el eje logístico de Mendoza y mejorará el tránsito hacia Chile.


La cumbra del BID dejó varias cosas concretas y una en particular: el gobierno nacional y también la provincia confirmaron el inicio de dos obras claves para Mendoza. Se trata de la autopista a San Juan, en la ruta 40, y la variante Palmira. Ese último caso es un hecho trascendente porque se trata de una ruta nueva que cambiará el eje logístico y hará mucho más fluido y seguro el tránsito en el Gran Mendoza y los accesos.


Las confirmaciones se conocieron la semana pasada, pero Vialidad Nacional ya publicó las adjudicaciones. Por eso se espera que en dos meses las obras ya estén en marcha.


En el caso de la Variante Palmira, la ruta unirá la ruta 7, a la altura de la localidad de San Martín, con la ruta 40 en Luján. La empresa Cartellone tendrá a cargo la obra, con un presupuesto de más de 2100  millones de pesos. La obra tiene que estar lista en un plazo de 30 meses. El BID es el ente que financia los trabajos.  “Tal como lo habíamos adelantado, la variante Palmira será la primera megaobra del plan de mejoramiento del corredor Cristo Redentor. El objetivo de esta y de otras ocho obras es modernizar una ruta que arrastra una importante desinversión desde hace muchos años”, dijo Martín Kerchner, ministro de Economía, Infraestructura y Energía.


 



El caso de la ruta 40 es más complejo porque son 160 kilómetros de autopista. Lo que se adjudicó es el primer tramo, que va desde el Aeropuerto hasta el empalme con la ruta 34. La UTE formada por Chediak y CEOSA construirá la nueva ruta. En paralelo, en San Juan también se licitan tramos de la autopista.


“Quiero informar que por un trabajo en conjunto entre Vialidad Nacional y Vialidad Provincial, se adjudicó y se firmó el contrato de dos obras que anunciamos con el Presidente Mauricio Macri: la ruta 40 a San Juan y la Variante Palmira. En 60 días tienen que iniciar ambas obras”. De esa manera lo había anunciado el Gobernador Alfredo Cornejo en su cuenta de Twitter.


Los 40 kilómetros en doble vía, que unirán la RN7 y la RN40, serán financiados por el BID y con fondos del Tesoro de la Nación, en el marco del plan general de renovación del Sistema Integrado Cristo Redentor, que incluye otras siete obras más, como las mejoras en las curvas de la Soberanía y de Guido, el ensanchamiento a la altura de Agua de las Avispas, la variante Uspallata y la adaptación para vehículos del túnel Caracoles.


Esta variante de circulación se extenderá desde el cruce de la ruta 7 y calle Lamadrid (distrito de San Roque en el límite con Palmira) hasta la ruta 40 en Agrelo, Luján, donde el camino empalmará con el corredor hacia Chile.


Como alternativa logística, además de descomprimir las actuales vías de circulación, brinda más seguridad vial a la región y es, en definitiva, una apuesta al crecimiento y al desarrollo de la provincia como puente para la conexión bioceánica.


En otras palabras, como sostuvo el ministro Martín Kerchner durante el acto de apertura de sobres, “con la licitación de la Variante Palmira, el Gobierno nacional pone de manifiesto su interés en mejorar las condiciones de seguridad y ordenamiento de tránsito para un corredor internacional por el cual pasa el 66% de las mercancías del Mercosur hacia los mercados asiáticos”.