Dalmiro Barbeito: "hay financiamiento y recursos para generar proyectos"

MC

Es el presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (CECIM), institución que cumple 20 años de trayectoria. La actualidad del sector y los temas centrales.

Por Matías Carretero

Recientemente la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza -CECIM- celebró, junto a asociados, empresarios de la construcción y periodistas, el Día Internacional del Trabajador. Más de 80 personas participaron de una cena en el Hotel Intercontinental y fue Dalmiro Barbeito -presidente de la cámara- quien brindó por este nuevo encuentro, que estuvo suspendido en 2020 y 2021 por la pandemia.

El titular de la empresa Corporación del Sur, Dalmiro Barbeito, dialogó con Área Tres sobre diferentes temas de la actualidad. "Desde la comisión directiva de CECIM vemos un gran crecimiento con respecto a la incorporación de empresas asociadas a nuestra institución. Esto se ve reflejado también en la cantidad de rubros en los que nos hemos venido involucrando. Hoy, es la cámara del sector de la construcción de Mendoza con mayor cantidad de empresas y proveedores asociados", remarcó.Para el dirigente, el principal objetivo de la cámara es fortalecer a las empresas del sector de la construcción. Es decir, profesionalizarlas para ganar competitividad y poder ejecutar los proyectos de construcción de obras que Mendoza requiere.

Por otro lado, entienden que la atomización de las licitaciones ayuda a tener mayor cantidad de oferentes y se logra una sana competencia; se obtiene así una sana racionalización de los precios de las obras que el Estado licita. Es importante tener empresas fuertes y profesionalizadas para poder ser actores importantes en el desarrollo del sector.

Posteriormente, la fuente consultada se refirió a que, como materia pendiente, tienen que lograr un ámbito de competitividad en la generación de proyectos de obras, lo cual es difícil en el contexto macroeconómico actual. "Pero debemos estar preparados para cuando se estabilice la economía y se destraben fondos para obras de mayor escala", señaló.

Barbeito dijo que como cámara apuntan a lograr empresas eficientes, competitivas y con departamentos de ingeniería que ayuden al desarrollo de grandes proyectos.

"La construcción, en la actualidad, pasa por un momento difícil, debido a que la macroeconomía y la falta de confianza no ayudan a generar grandes proyectos. Pero creemos que hay buenas perspectivas porque Mendoza cuenta con financiamiento y recursos genuinos para generar proyectos de infraestructura y arquitectura que hacen falta para el desarrollo de las actividades productivas que se vienen postergando desde hace muchos años. Entendemos que la reparación histórica por no haber tenido Promoción Industrial debe invertirse en este tipo de obras", aseguró.

Rol de la dirigencia

"Yo no hablaría de mi presidencia al frente de la CECIM. Hablaría de una misma directriz que han tenido todos los presidentes que me han antecedido y quienes han generado condiciones de competitividad para las pymes constructoras que antes no existían hoy existan y se multipliquen".En su rol como dirigente, Barbeito admite que les ha tocado actuar tanto con el Estado como con grandes clientes privados y las empresas integrantes de esta institución han estado a la altura de las necesidades y requerimientos. "Eso hace que la cámara sirva como un ente dinamizador de la competitividad de las empresas que la integran. Yo soy solo un eslabón más para lograr ese objetivo", subrayó.

Visión para el futuro de la Cámara

Con respecto al futuro de CECIM, Barbeito resaltó que tiene un trabajo "muy" arduo por delante para ayudar a generar empresas constructoras que estén a la altura de los grandes proyectos que la provincia requiera.

Mendoza se construyó con empresas locales que no sólo contribuyeron al desarrollo de esta provincia, sino que exportaron ingeniería a otras partes del país y del mundo.

"Me parece que es muy importante desarrollar empresas competitivas, dinámicas y eficientes, en un mundo cambiante, en el que los aspectos ambientales van a ser una directriz en la vida de la gente. Los factores medioambientales en la provincia tendrán una importancia preponderante a la hora de elegir un proyecto, el uso del agua, del suelo y de los elementos en una región desértica van a ser un factor primordial para el desarrollo de nuestro ambiente", justificó.

Barbeito consideró que las empresas constructoras tienen que estar a la altura y, sobre todo, fortalecidas y con recursos humanos, económicos y técnicos en sintonía con los nuevos desafíos.

"Es por ello que CECIM es una cámara que deberá generar competitividad en las pymes constructoras en una provincia donde está todo por desarrollarse. Me parece que el desafío que tenemos es enorme, pero estoy convencido de que las empresas vamos a estar a la altura", finalizó.

Perfil

Dalmiro Barbeito es licenciado en Administración de Empresas, egresado de la Universidad de Congreso. Miembro del directorio de la empresa familiar que tiene más de 25 años en el mercado de la construcción, Corporación del Sur, comenzó como un proyecto pequeño y hoy es una empresa competitiva que trabaja tanto en Mendoza como en más de ocho provincias, en las que también colabora a desarrollar a una gran cantidad de profesionales, como operarios y técnicos. La empresa ha ejecutado más de 170 obras de ingeniería y arquitectura a gran escala en su trayectoria.

Padre de familia. "Tengo dos hijas a quienes trato de dar el ejemplo de lo que significa el trabajo y el esfuerzo como el medio para lograr sus objetivos. Tengo una mujer maravillosa y he tenido la suerte de que me acompañe durante toda esta aventura, que ha sido en gran parte apasionante y divertida; pero en la que también hemos tenido momentos de desazón, quizás, natural a todos los emprendedores de este país. El balance para mí ha sido sumamente positivo, tanto en lo personal como en lo profesional, lo cual me está dejando una experiencia de vida que me hace muy feliz".

En este momento están trabajando en cinco obras de arquitectura a gran escala. Algunas las están terminando y otras, recién, comenzando. Además, están iniciando tres obras de ingeniería de grandes dimensiones.


Portezuelo del Viento

Por otro lado, con respecto a Portezuelo Del Viento, para Dalmiro Barbeito, presidente de la CECIM, es una obra con características únicas, en la que se dio un proceso licitatorio no convencional.

"Tratamos de intervenir desde el primer momento. Me tocó ser representante de CECIM ante el Consejo de Obras Públicas de la provincia. En cuanto nos enteramos de que se estaba gestando la licitación pedimos una audiencia con las autoridades y les solicitamos que nos explicaran en qué consistía el proyecto y de qué manera podríamos involucrarnos como empresas pymes constructoras", destacó.

El empresario determinó que "entendíamos que estos fondos son un resarcimiento histórico para Mendoza por no haber tenido promoción industrial durante las décadas del 60, 70 y 80. Teníamos que estar todos los sectores productivos involucrados en esta gran obra, que nos correspondía casi como un derecho por ser mendocinos".

Inmediatamente, conocieron el pliego y advirtieron que era muy importante la figura del Contratista Nominado, la cual contaba con una política donde le daba mayor puntaje a la oferta que tuviera mayor participación de subcontratos nominados de empresas locales. Es por ello que formaron conjuntamente con la UIM (Unión Industrial de Mendoza) un clúster donde incorporaron a más de 280 empresas mendocinas para ser parte de este proyecto.

"Nos pusimos a trabajar buscando las alternativas de oferentes a la licitación que pudieran ser útiles. Para ello, evaluamos y calificamos a las 280 empresas para ver en qué forma podrían estar involucradas en esta gran obra. Al poco tiempo advertimos que solamente iba a haber un solo oferente. Entonces, quisimos participar como contratistas nominados mendocinos en la única oferta que se estaba gestando", detalló.

El referente del sector analizó: "Una vez que se licitó la obra advertimos que empezaron a haber algunos inconvenientes que no habíamos tenido en cuenta en el pliego licitatorio como, por ejemplo, problemas ambientales que hay en la provincia con la escasez de recursos hídricos. Después ocurrió el problema de la objeción de La Pampa al Estudio de Impacto Ambiental de la licitación y en la cual una instancia política puso piedras en el camino para que este proyecto tuviera el fin que todos conocemos".

"Entendemos que es una pena que no se haya podido concretar esta gran inversión para Mendoza. Pero creemos que estos fondos son una alternativa única que tiene Mendoza para poder desarrollar una matriz productiva ya agotada. Es importante destacar que la política tiene un trabajo muy importante a la hora de saber qué hacer para que estos recursos tengan la mayor utilidad marginal posible y generen desarrollo en la provincia que tanto nos hace falta", comentó.

Esta nota habla de: