La empresa mendocina que vuela alto

CEOSA llevó adelante las obras de reconstrucción y ampliación del Aeroparque Jorge Newery. Marcó un récord sudamericano y proyecta a la construcción de Mendoza al plano internacional.

Por Adrián Lira

La reconstrucción de la pista y rodaje del Aeropuerto Jorge Newery, Aeroparque en la Ciudad de Buenos Aires, es una de las obras más importantes que una empresa mendocina haya realizado fuera de la provincia. No solo por su importancia y complejidad, sino también, porque se realizó en un tiempo récord y en medio de las limitaciones que impuso la pandemia mundial de coronavirus.

La obra se hizo a través de una UT entre la empresa mendocina CEOSA y la constructora Chediack de Buenos Aires. Fue adjudicada en agosto de 2020 y los trabajos se iniciaron casi de forma inmediata el primero de octubre. La contratista fue Aeropuertos Argentina 2000 y significó una inversión de 5.000 millones de pesos.

Juan Marañón, gerente de Obra de CEOSA, habló con Área Tres y contó cómo fue el proceso de llevar adelante el trabajo de reconstrucción de una pista de aviones, un área en la que la firma local ha logrado un alto nivel de especialización con experiencias previas en los aeropuertos de Salta, Mendoza, Córdoba y en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Números récords

La última vez que se hicieron obras importantes de mantenimiento en el sector de pistas de Aeroparque fue en el año 2007. Pero esta vez se trató de una ampliación y reconstrucción total. Para ello, hubo que demoler todas las pistas y rodajes existentes, que eran de un pavimento muy antiguo, y reemplazarlo por una pista nueva, más resistente y de mayor espesor, que ahora permite que puedan aterrizar aviones de mayor envergadura como el Airbus 330 y recibir vuelos internacionales.

En total se demolieron 70.000 metros cúbicos del pavimento existente. La pista se amplió en 590 metros, lo que da una longitud total de 2.690 metros de largo. El ancho también se modificó pasando de 40 a 45 metros en hormigón; y en total, con los márgenes incluidos, ahora llega a un ancho de 60 metros.

Realizar este tipo de obras requirió, además de conocimientos específicos, el uso de maquinaria y tecnologías específicas como las Terminadoras de Alto Rendimiento (TAR) y máquinas equipadas con GPS. A modo de ejemplo, cabe destacar que el pavimento que se hizo en la pista de Aeroparque tiene 44 cm, lo que representa más del doble de espesor de una ruta común.

El uso de las Terminadoras de Alto Rendimiento, que a diferencia de las tradicionales realizan un encofrado deslizante y utilizan un tipo de hormigón que se prepara en plantas mezcladoras, permitieron proveer unos 230 metros cúbicos por hora de hormigón.

Al respecto, Marañón contó: "Prácticamente todos los días estábamos tirando diariamente entre 2.500 y 3.000 metros cúbicos y en toda la obra se volcaron 309.194 metros cúbicos de hormigón. Además, el 6 de enero de 2021, en una sola jornada, CEOSA utilizó 3.946 metros cúbicos de pavimento de hormigón marcando un récord sudamericano".

Bajo impacto ambiental

A los 70.000 metros cúbicos de demolición hay que sumarle 470.000 metros cúbicos de movimientos de suelo. Desde la empresa estiman que para retirar todo este material del aeropuerto se hubieran requerido unos 200 camiones. Algo que no solo complicaba los tiempos de ejecución, sino que además, es una actividad con un alto impacto ambiental.

La decisión de la empresa fue la de triturar todo el material de demolición y usarlo para hacer las bases granulares o bases cementadas, que van debajo del nuevo pavimento. De este modo, se consiguió abaratar costos y reducir significativamente el impacto ambiental.

Según el Gerente de Obra de CEOSA, este proceso de reutilización de escombros es algo que se viene haciendo con muy buenos resultados en otros lugares del mundo y una novedad para los aeropuertos de Argentina. A su vez, fue una propuesta muy bienvenida por los entes contratantes al momento de adjudicar la obra.

Trabajar en pandemia

Para la empresa, la obra representó un doble desafío. Desde lo técnico, ya que para construir una pista de aeropuerto se requiere de personal capacitado y del manejo de maquinarias y materiales muy distintos. Por otro, fue un gran esfuerzo logístico, ya que la obra comenzó durante el mes de octubre de 2020 cuando el país atravesaba una etapa complicada de contagios por coronavirus.

Frente a esta situación, la empresa se propuso cumplir a rajatabla con todos los protocolos sanitarios, entre ellos, controlar de temperatura en el ingreso de la obra, colocar dispensers con alcohol, hacer obligatorio el uso de barbijo, que los trabajadores no estuvieran a menos de 2 metros de distancia y sanitizar vehículos y maquinaria todas las semanas.

Para mover al personal de una provincia a la otra, la empresa contrató un servicio especial de transporte, en el que viajaban 20 personas por unidad, y alquiló un hotel completo en el que convivieron los trabajadores durante el tiempo que duró la ejecución de la obra.

"El contexto de la pandemia fue difícil y como somos una empresa mendocina lo más complicado fue el traslado de 120 personas hasta la obra en Buenos Aires. Fue algo muy sacrificado para la gente porque iniciamos el primero de octubre y recién pudimos volver a Mendoza para las fiestas. No había vuelos, no se podía circular por las provincias y pasar por San Luis fue todo un desafío", contó Marañón.

Proyección internacional

En un año como el 2020, marcado por un mundo casi paralizado por los efectos de la pandemia de coronavirus, una obra como la que llevó adelante CEOSA no pasa desapercibida. En especial, porque el sector de la construcción, como tantas otras actividades industriales, estuvo con niveles de actividad muy bajos.

En ese marco, desde la empresa entienden que este tipo de obras son importantes porque demuestran que Mendoza tiene un sector de la construcción altamente capacitado para realizar proyectos más allá de las fronteras. "Hemos trabajado en los aeropuertos más importantes del país y tenemos gente muy capacitada para hacer aeropuertos, trabajar con hormigones / asfaltos especiales y con tecnología de punta. Creo humildemente que toda esta experiencia deja muy bien posicionada a Mendoza y que le da al sector de la construcción la posibilidad de proyectarse a nivel internacional", concluyó Marañón.

Trayectoria en aeropuertos

Llevar adelante obras en aeropuertos no es nuevo para CEOSA. Su llegada a una obra de la envergadura de Aeroparque se explica por tareas previas de calidad que realizó la empresa mendocina. Este es el detalle según cada año:

· 2016: Realizó trabajos de reparación y ampliación de la plataforma de la pista en el Aeropuerto de Mendoza El Plumerillo.

· 2017: Trabajó en la reparación de la plataforma del aeropuerto de Tucumán Benjamín Matienzo.

· 2018: Hizo las dos pistas, rodajes y la plataforma del Aeropuerto de Salta Martín Miguel de Güemes.

· 2019: Encaró la reparación completa de la pista principal del Aeropuerto Internacional de Córdoba Ambrosio Taravella, que posee una de las pistas más largas del país con una longitud 3.200 metros.

· 2020: Inició la obra de reparación de la pista de rodaje del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, la cual se suspendió temporalmente por la pandemia de coronavirus y que reiniciará las obras prontamente.


Más de Contenidos para exportar
Casa 3 Elementos: tierra, aire y agua
Contenidos para exportar

Casa 3 Elementos: tierra, aire y agua

Casa RT: esquina dinámica
Contenidos para exportar

Casa RT: esquina dinámica